Pura chatarra





.
Andrés Esquirlo ha trabajado toda su vida en una chatarrería. Al morir su patrón él hereda el negocio. Dado que le apenan las máquinas que quedan obsoletas y son sustituidas por maquinaria moderna, desea rendir un homenaje a gran número de utensilios, a quienes los inventaron, a todo lo que no sea sucumbir a un progreso que empuja y avasalla.

Escrita con un estilo sencillo pero efectivo, Pura chatarra es una historia de sentimientos humanos, de anhelos, de sueños. Es la crónica de un hombre simple que parece enfrentado a sus fantasmas, a la mecánica imparable del cosmos y al monstruo feroz del tiempo. Pero bajo su historia late además algo más, un brillo genuino, cierta actitud indómita que tal vez deberíamos llevar dentro.



Fernando Marías, presidente del jurado del “XXXVIII Premio Ciudad de Barbastro”, ha dicho del libro: El cometido que se impone a sí mismo el protagonista es una metáfora de su vida; es un personaje solitario y quijotesco empeñado en luchar por su libertad. Palazuelos transmite las peripecias emocionales del personaje haciendo latir al lector, lo que demuestra su condición de gran escritor. Un estilo sin recovecos, directo al corazón.
Una fábula moderna que encierra una valiosa reflexión de la textura moral de nuestro tiempo. El discurso cabal y antimoderno del protagonista funciona como motor del libro y es uno de sus mayores aciertos. Palazuelos ha trabajado el ritmo y la exactitud. Es uno de sus mejores trabajos. Pablo Martínez Zarracina, El Correo (Territorios)


-----------------------------------------------------------
Más sobre Pura chatarra:

1 comentario:

Terroncito dijo...

Rápido de leer, una corriente de nostalgia.